Reseñas

Salsa de altura EP La Malamaña

/ 30 septiembre, 2018

Más rápidos, más bailables, esta orquesta de salsa se despabila en medio de la quietud que suele provocar el raro aire andino.

Ha pasado mucho tiempo desde que esta banda quiteña de salsa y timba nos entregó Manual de Urbanidad y Buenas Costumbres. Antes de que termine 2018, aparece el EP Salsa de Altura, producido con motivo de la gira europea que la banda hizo a mediados del año.

Carpe Diem en quiteño se dice Chulla Vida. Con un tema que lleva esa frase como nombre, inicia el disco. Imagina un mal día en el cual todo sale mal, y de pronto aparece Grecia Albán, cantante de La Malamaña, quien te sienta frente a ella y te cuenta la realidad de la situación: Nada es tan grave como parece, hay que gozar la vida. Esto, mientras suena una contundente línea de trombones que no te dan chance a dudar de la veracidad del mensaje. Le sigue “Kikuyo”, subiéndole un poquito la velocidad al disco, una analogía de resistencia y resiliencia, en donde Edgar Granda, el cantante,  nos cuenta que una persona con ganas es más fuerte y resistente de lo que parece. Como el kikuyo que crece en tu vereda. Acá, empiezan a brotar los sonidos timberos con más fuerza, y se nota en la percusión y bajo, también en los coros.

Le sigue el tema “Río Seco”, que nos recuerda ese sonido de salsa bogotano que La Malamaña tenía en sus comienzos. Ancla de la cual se han librado casi totalmente y que les ha permitido evolucionar hacia un sonido más suyo y más fuerte.

La versión en vivo del tema “Wayra” suena más bonita que la versión original. Un poquito más rápida y con una variación en los coros. Y a continuación, aparece el tema “Ya Llegó”, el tipo de tarjeta de presentación que toda banda salsera timbera debe tener para abrir su show. Esta canción enmarca la personalidad de la orquesta y es la más energética de todo el EP. Tanto que para mi gusto, me resulta un poco corta. Con versatilidad, se destaca una vez más la sección de vientos y percusión al sostener sólidamente la canción.

220v musica, salsa de altura, fidel minda, grecia alban, la malamania, la malamana
Foto: Archivo La Malamaña

Finalmente, el EP cierra con el tema “La Luna”, en donde Albán retoma la voz principal. En este último tema destaca el ritmo que le imprime el bajo, en un guiño al clásico “Dos Gardenias”. De esta forma, La Malamaña da un tributo a la raíz cubana del sonido presente en todo su trabajo.  Y claro, como todo EP, uno queda esperando una canción adicional que no llega, lo cual es buen signo.

Este nuevo trabajo es el de una banda que sigue perfeccionando su arte. Sus temas se sienten más rápidos y despabilados del raro aire andino. Algo que noté inmediatamente al comparar este disco con Manual, es que hay un salto desde Colombia a Cuba en la forma de componer: Se nota con mucha más fuerza ese sonido timbero con líneas de bajo profundas y velocidad, elementos perfectos para bailar.

Quedamos pendientes de su próximo disco, siguiendo ese camino por desarrollar un sonido propio, en un género en el cual la competencia global es dura.

Mis temas favotitos: «Kikuyo» y «Ya Llegó».