Reseñas

ElectroPsicodelia Vol. 1 La Iguana Invisible

/ 23 agosto, 2018

La primera probada de una banda nueva y refrescante para la escena de Guayaquil.

Constantemente me pregunto dónde están las bandas nuevas en Guayaquil, en particular si comparo con la cantidad que salen de otras ciudades como Quito o Cuenca. La Iguana Invisible es un proyecto joven de Guayaquil, muy interesante y con buena proyección. En su primer disco nos dejan ver todo lo que pueden hacer, sin guardarse nada. Apenas dura 40 minutos, pero como disco debut funciona muy bien para mostrarnos su propuesta.

Los 11 temas que hacen el álbum giran alrededor del rock psicodélico coqueteando con el pop, y como su nombre indica, a esa mezcla se suma un toque de electrónica que colorea todas las canciones. La producción saca todas sus cartas y nos deja un disco con momentos de trance para bailar y coros que se poguearían en cualquier concierto. Escucharlos nos regala esperanzas de que hay futuro en la ciudad. Si escuchamos el disco en una sola pasada, quizás pueda dar la sensación de volverse repetitivo o de saturarnos un poco, debido a su imponencia. Los largos solos y puentes si bien brillan por si mismos individualmente uno después de otro, terminan resultando abrumadores.

El álbum puede sentirse pesado en un punto, pero es música con mucha personalidad, y ese es el mérito mas grande. Desde el tema que abre, “Al entrar” sentimos la confianza con la que entra la voz de Raúl Soria. Para el género, su timbre podría sentirse sacado de contexto, pero le encontraron la vuelta de tuerca para que combine con todos los matices y tonos que acompañan a la voz. Le suma ese extra de personalidad y eventualmente se siente una especie de ‘voz familiar’ a la que te acostumbras. También tiene un juego de modulación que conduce esa voz a distintos planos y a jugar desde ahí.

La instrumentación es brutal y aplastante, como en mi canción favorita, “Hoy”, o en “Plastilina”. En otros momentos como “Volar” o “Nos parece bien” sobresalen otras posibilidades, como instalar otro tipo de ambientes más distendidos, chill. No todo es tan intenso.

220v musica

Cerca del final, canciones como “Girasol” o -una de las mejores del disco- “Mi amigo Raúl”, nos terminan de contar todo lo que está al alcance de la banda. Sigue esa experimentación con el sonido que proponen y de nuevo la voz toma protagonismo. La última canción es la que le da el nombre al disco, “ElectroPsicodelia”. Es a la vez, la que muestra el lado más electro de la banda. Con un banger instrumental muy bien producido, con melodías sacadas de un Main Stage de Tomorrowland puestas sobre una guitarra y batería, igual de impactantes.

Para algunos este punto final puede sentirse un poco pesado y abrumador, pero es parte de la experiencia de quienes apenas empiezan a sacar su música. No me queda duda de que La Iguana Invisible es una banda para seguir en los años que vienen. Tampoco está de más recordar que algunos de sus miembros bordean los 20-21 años de edad, y que todavía tienen mucho por aprender. ElectroPsicodelia Vol. 1 es una pequeña probada de lo que se viene y una interesante carta de presentación fresca que hacía falta en Guayaquil.

¿Quieres escuchar el disco? Aquí lo tienes: