Reseñas

Bailorio Tayos Tayos Tayos

/ 30 agosto, 2018

Trama lúgubre y guitarras pegajosas, una atmósfera de cinco temas envueltos en teatralidad.

Bailorio, primer EP de Tayos Tayos Tayos, plantea el encuentro entre llanto y baile. La mediación parece ser llevada a cabo dentro de una película perfecta para inquietarse antes de acostarse a dormir. El álbum alcanza el máximo de efectividad escuchado en una habitación a media luz y figurándose el escenario que la banda guayaquileña ha confeccionado. Sintetizadores ambientales y melodías vocales expresadas con teatralidad.

El disco vive en un espacio que tiende a lo opaco, lo melancólico y lo quimérico; iluminación natural de luz de luna llena. Las canciones se encuentran en perpetua adolescencia. En medio de la neblina, una voz femenina cuenta: “No me hagan caso, a veces digo lo que quieren escuchar, no me digan nada, estuve viendo mucho al sol”. El tono parece el de un espanto en pena. Las frases terminan siempre en tensión, “…que no sea de día”, ruega Sabi Gallegos, cantante de la banda. “Hay cuchillos que no son para matar, y si yo quiero te puedo matar”, sentencia el espectro antes de desvanecerse.

220v musica, resena, review, bailorio

Si dibujáramos la música de Tayos Tayos Tayos tendríamos la ilustración de un cementerio encantado. Bailorio, traducido en imágenes se aproxima a la obra de Anton Semenov, artista digital ruso amante de las atmósferas sombrías. Imagino entonces a la banda tocando dentro de una ilustración de Semenov. La batería y el bajo -siempre activos como motor hipnótico- generan la sensación de estar en un túnel. Y podría ser también un carrusel o una montaña rusa con temática de terror. A lo largo del álbum, las voces cuentan historias. Algunas líneas subrayadas a veces con guitarras, a veces con pianos desafinados.

A esta breve colección de canciones gloomy se suma la participación del músico cuencano José Orellana; precisa y coherente con el producto. El cantante de La Madre Tirana desarrolla el concepto con gracia y también utiliza la teatralidad como recurso. Ya sea en el papel de narrador protagónico o acompañando los coros, la intervención de Orellana en “Neopatra” y “Tutankabrón” potencia la narrativa de las canciones.

anton semenov, 220v musica
Ilustración "Goodbye", de Anton Semenov

Pese a plantear una trama lúgubre, el EP se desenvuelve dentro de un estilo sonoro de acabado pop. Las canciones tienen una importante cantidad de brillo, y las guitarras hacen melodías pegajosas y activas. Así, la música termina siendo animada. De este contraste, nace el nombre y la propuesta del disco. El equilibrio que propone Tayos Tayos Tayos se halla en la proporción justa entre los lamentos de Sabi, las atmósferas de poca luz a lo largo de los cinco temas, y el carácter activo de una banda que provoca mover la cabeza y el cuerpo con sobriedad y sencillez.

Escucha Bailorio a continuación: