Entorno

¿Pueden los festivales ser sostenibles? Hablamos con Paloma Chicharro

/ 21 enero, 2019

De ley. En Latinoamérica hay festivales pioneros en instalar ideas sostenibles para sus eventos. Paloma Chicharro de Lollapalooza Chile, nos cuenta sobre estas ideas.

La basura es todo un hito en los grandes conciertos y festivales. Luego de un festival como Quitonía en Quito, se generan por ahí ocho toneladas de basura, por dar un ejemplo al aire. La idea ahora, de unos cuántos soñadores en Latinoamérica es cambiar esa realidad con acciones más verdes.

Para Paloma Chicharro, de Lotus Producciones -la empresa que hace festivales en Chile como el Lollapalooza, el Sónar y el Cirque du Soleil-, todo parte de las intenciones. Porque toda la vuelta de hacer un festival sostenible requiere dinero, pero son inversiones que valen la pena.

Paloma es testigo y protagonista de la transformación de la edición chilena del Lollapalooza, un festival que hoy por hoy es uno de los festivales más sustentables del mundo. Con formas inteligentes de revertir su basura, han hecho cambios grandes.

Ella le apunta a pensar en medidas concretas: “Hay algunas iniciativas que se puede hacer como por ejemplo reemplazar los vasos descartables de un solo uso por vasos reusables con el logo del festival que terminan siendo un ingreso para el evento”.

Una medida simple, a la que Paloma identifica como ‘generación de branding con impulso ecológico’. En el Lolla de Chile 240 000 vasos plásticos que dejaron de circular gracias a esta acción. Se transformaron en 80 000 vasos coleccionables que la mayoría de asistentes llevó a sus casas.

En Isla Viva, la conferencia y mercado musical que se realizó el año pasado en Galápagos, nació la idea de crear un sello que lleva el mismo nombre. Consiste en una certificación que compromete a los gestores, productores y organizadores de eventos musicales a crear acciones para generar menos basura. Otro objetivo es también reponer el daño que pueden hacer al ambiente al ejecutar los eventos masivos.

“Hay una mezcla que tiene que ver con ser astutos y buscar la manera y siempre se puede ir avanzando hacia hacer eventos sostenibles, hacia hacer gestión de residuos, a tener un mensaje como lo hace Isla Viva”, señala Paloma, quien es una de las que se une y seguirá de cerca los avances del Sello «Isla Viva».

La otra parte es la de reponer la contaminación a través del reciclaje o la neutralización de la huella de carbono de un evento. Y qué es eso de la huella, dirán algunos. La basura, la energía eléctrica generada para encender los escenarios, el combustible para movilizarnos hacia el evento, el transporte de los equipos, todo genera carbono. La idea de compensar consiste en calcular cuánto CO2 se generó, para luego reponerlo en actividades como la siembra de árboles.

Carlos Muller, lollapalooza, Chile, Isla Viva, Paloma Chicharro, 220v Muscia
Lollapalooza Chile es uno de los festivales más sustentables del mundo | Foto: Carlos Muller

En el Lollapalooza de Chile se levantan escuadrones de voluntarios para reforestar zonas en las afueras de Santiago. Así mismo, reciclan el 55% de su basura.

Paloma menciona otros casos en la región como el de Rock in Río, este festival gigante que se realiza en Brasil. “Tienen un programa de reforestación del Amazonas de 180 000 hectáreas.”

Porque todos somos parte de los festivales, la idea también es que nos comprometamos con la idea de contaminar menos y también la de reponer. Por eso lo de los voluntarios ha sido clave en los casos de Chile y Brasil.

Si tomamos conciencia de que esos pequeños cambios pueden dar giros con un festival, ¿se apuntarían para ser parte de eventos musicales más limpios y más verdes en Ecuador?