Guías y Listas

Las top 5 del 2018 según 8 entes de la escena local

/ 22 diciembre, 2018

El año se acaba y los tops se venden como fundas de caramelos. Por eso hemos escogido a ocho personajes del medio entre músicos, periodistas, dibujantes y dueños de venues para que nos den su opinión sobre lo que más les gustó de la escena local en el 2018. Así que abre esos ojos y límpiate los tímpanos, porque te sentirás identificado con más de uno.

David Rojas, vocalista de El General Villamil

  1. Lágrima – Lolabúm

Este tema lo había escuchado en maqueta, porque Pedro Bonfim me lo había pasado por mail hace un montón de tiempo para que le de feedback. Y creo que nunca le respondí, pero sí dije como que: “hijuepucta, temazo, este man está haciendo cosas nuevas”. Y cuando salió el disco de Lolabúm simplemente fue un giro completo a cómo se crea todo. Toda la textura del disco es increíble. Me encanta este tema, es feeling. La guitarra que suena es brutal, pero lo que más me gusta es lo que hace en el bajo y la batería: quiebran todo en el 1’37’’. Escuché el disco en vivo en el Sofar Sounds de Guayaquil por primera vez y dije como que: “qué hijue loco, ¿qué hace el bajo y la batería? Rompe todo, me encanta”. Y nada, recibí este tema hace tiempo y ya sabía que iba a ser el hit.  

  1. A lo que vinimos – Paola Navarrete

Es el primer tema de su último disco, y yo sé, sé que este no es el single ni nada, pero ella me invitó al listening party acá en Guayaquil, y cuando escuché el tema no sabía cuál era, porque nos había dado una lista y no identifiqué cuál era el nombre. Pero cuando salió el disco es la primerita, y fue como que “wow”. Lo que más me gusta de este tema es el coro: “a un brazo de distancia puedo ver…”, es maldito, así de feeling. Yo dije: “Hijo de puta, me puse feeling”. Este tema me encanta. Puede que no sea el favorito para todos, pero para mí ese coro me destruye, es bacansísimo.

  1. En el Mapa / Mr. Yako – A2H

Este tema habla por sí solo porque debería estar en el top 3, y es por esto: “dejándote en claro que el guayaco está en la casa”. Punto, suficiente. Eso, nada más. El cholo es un bacán acá en la Costa, el man sabe lo que hace, la tiene clara, la tiene más clara que cualquier otro individuo.

  1. Chocomuna – Fenómeno Menófemo

Para los que no sepan, Fenómeno Menófemo es un proyecto de Juan Enderica, ex Macho Muchacho. Siento que tiene full huevos y como que el calor de acá está presente en la música de este man. Es un proyecto a dúo bacansísimo y ese fue el primer single que sacaron y es maldito, incluso tiene un videoclip que invito para que lo vayan a ver, tiene surf. Es full rock and roll y buena actitud. Es maldito, es furia guayaca, espero que saquen algo pronto, y nada, brutal.

  1. Síndrome Pasado – Ela Mar

Me encanta como arranca el tema, que es como un synth súper lo-fi, me gusta bastante esa onda y es algo refrescante para este año. Este proyecto es de Pablo Guerrero y fue producido por Mauro Samaniego, entonces es un muy buen trabajo. Es recontrabacán. Y luego más adelante revienta y el coro…no sé, es súper feeling el tema en sí, y creo que representa bastante a Pablo. Este fue el primer single que me pasó este man y me pareció increíble.

Ceci Juno, cantante guayaquileña

  1. Home – Florencia Rusiñol

Tuve el gusto de escuchar esta canción desde que era solo una idea acompañada de una guitarra acústica, y escuchándola ahora creo que ha crecido y evolucionado a una de las mejores que escuché este año. Florencia nos habla de cómo ella no tiene una noción real de su «hogar», sino que trae con ella pedazos de muchas partes del mundo. Esto se siente en lo que comunica con palabras y en lo que comunica con música, ya que mezcla estilos muy diversos que han formado parte de su desarrollo como artista.

  1.  Let’s Go Sexy – Man De Barro

Aunque tuve el gustazo de una pequeña participación en esta canción, me fascinó desde el momento en que me enviaron la maqueta para escucharla. Se sintió como un hit desde el comienzo, y creo que por el éxito que ha tenido, fue un acierto en todos los aspectos. Es pegajosa, es refrescante, y su mensaje nos invita a todos a sentirnos más cómodos con nosotros mismos y soltarnos un poco.

  1. Una Vez Más – Invasores

La producción y arreglos de esta canción, junto con la voz de Diego Chiang, la convirtieron, para mí, en esas canciones que le mandas a tus amigos diciendo «por favor, escucha esto». El groove de «Una Vez Más» es increíble y se siente que cada línea de cada instrumento fue muy bien pensada.

  1. Esta Vez – Telim

Esta banda fue uno de mis mejores descubrimientos de este año, en un Sofar. «Esta Vez» fue la canción que se me quedó pegada desde ese día, y una de las principales cosas que rescato de ella es la honestidad de la letra. La situación que describe es tan real en las relaciones y la describe de forma tan cotidiana, como la vida misma. Con esta y con el resto de sus canciones, Telim alcanzó un sonido bastante único, como la voz de su vocalista Arturo Iturralde, que se ha vuelto inconfundible.

  1. Amándonos los Dos – Alex Eugenio

Tal como lo es la propuesta de Alex Eugenio, esta canción me parece de lo más refrescante. Si bien son ritmos que ya hemos escuchado antes, Alex encontró la manera de modernizarlos y darles su propio sonido. El coro es sumamente pegajoso, y habiendo escuchado esta canción tanto en vivo/acústico como en su versión de estudio, puedo dar fe de que ambas son igual de entretenidas.

Cazurro Art, dibujante quiteño

  1. El Ecuador – Lolabúm

La tristeza de esta banda siempre me ha gustado, desde que la conocí con Ciempiés. “El Ecuador”, una obra maestra de su álbum Triste trópicos. En realidad no tengo ninguna razón concreta por qué elegirla, solo es perfecta y hermosa.

  1. Un trago no está mal – Álvaro Bermeo ft. Método Mc

Desde que descubrí a Guardarraya siempre he sido fan de su música, pero hasta hace poco conocí el ritmo urbano de Método Mc, de quien tengo la dicha de ser amigo. Me enamoré completamente de este tema por la bohemia triste que te transmite.

  1. Esta vez – Telim

Yo de por sí soy una persona demasiado romántica, pero no en el plan bueno sino en la parte de sufrir. Y de eso trata esta canción. En los días de lluvia, cuando quieres deprimirte más de lo que ya estás debes ponerle play a la canción.

  1. Me gusta tu  nombre – Paquidermo

El vocalista de Cementerio de Elefantes, Alejandro Quenedit, o más conocido como PAQUIDERMO, con sus altas influencias del ánime y del caos de colores de Hora de Aventura, relata con perfecta armonía cómo es querer a alguien sin siquiera conocerlo tan bien.

  1. Vidrios – Tonicamo

Tonicamo, los sexys sudorosos que le dan la vuelta completa a toda la música que se ha venido haciendo localmente. Lo volvieron a hacer casi a finales de este año con un trap amoroso que te habla de que así como te pueden lastimar, uno también puede hacerlo.

Sebastián Cordero,  dueño del Museo del Rock 1865

  1. Cambio de Piel – Frailejones

Una canción que invita a reinventarse y a liberarse de recuerdos. Eso sin dejar de lado que está interpretada por tres historias musicales de la escena nacional.

  1. Tú para mí – Man de Barro

Me atraparon los distintos ritmos y sonidos. Te hacen sentir la letra como una experiencia personal.

  1. Cholonización – Guanaco ft. Emicida

Me encanta el concepto de mezclar ritmos actuales y ancestrales, dándole un empoderamiento a las raíces y expandiéndola por la región.

  1. Microonda – Tonicamo

Porque su música une a las personas entre acordes, preferencias sexuales y un baile de amor húmedo sin prejuicios.

  1. Un trago no está mal – Método Mc ft. Álvaro Bermeo

Una canción que te pone en el escenario más real y bohemio que caracteriza a una amistad sincera y leal.

Martín González, director de Radio COCOA

  1. Miedo – Lolabúm

Mi canción favorita de uno de mis discos favoritos del año. Lo que más resuena conmigo es el poder de la letra. Los versos son muy crípticos y muy sencillos a la vez. Describen de forma muy simple un sentimiento muy grande: la incertidumbre de estar vivo, de ser chamo y ser millennial en una época tan complicada como esta, según yo. Este tema es como el soundtrack de ese proceso. Creo que en este tema se ve el talento de Pedro como letrista y el alcance poético que pueden tener sus palabras.

  1. Cholonización –  Guanaco ft. Emicida

Guanaco es para mí, le duela al que le duela, el MC más pesado y solvente del Ecuador en este momento. Este tema lo prueba de alguna manera, porque pone en evidencia la sed que tiene no solo como rapero, sino como músico, de ampliar las fronteras de su arte y de reinventar su género. Los puristas dirán que esto ya no es hip-hop, pero yo discrepo pensando en que es hip-hop porque recicla un montón de elementos propios de una cultura marginada y los convierte en símbolos de empoderamiento, en lo lírico y en lo sonoro. La canción carga además un mensaje muy potente y lleno de matices, que hace falta escuchar más en estos tiempos: Hay que estar orgullosos de la mezcla que es nuestra identidad y descolonizar la mente.

  1. Las Hs no son Mudas – Mugre Sur

Mugre Sur también es otro proyecto que me causa furor, por su autenticidad y por su historia. Su propuesta podría verse como algo similar a la de Guanaco, pero está más arraigada en la calle y en la marginalidad. Este tema también está cargado de significado y de honestidad, y pone en lo alto al léxico quiteño de barrio con toda su riqueza. Ese elemento, en conjunto con lo bizarro del beat (que fue un experimento rechazado por el productor “Retal”), hacen de este tema algo contundente en todo su concepto: la letra y la música empoderando a la marginalidad y haciéndolo con mucho ingenio y mucha comicidad. Del putas.

  1. Eléctrica – Telim

Desde mi punto de vista, estos manes la tienen clara por ser capaces de sonar a “Telim” antes que a cualquier otra cosa. Más aún ahora que prolifera tanto el indie, un género que a mi forma de ver está agotando sus posibilidades de ser interesante o genuino. Sus letras compuestas con ingenio y sin mucha pompa, y su groove vacilón que refleja con gracia la mezcla interregional de su composición como banda (son una banda bien andina y bien guayaca al mismo tiempo) le dan harto carácter al proyecto. En “Eléctrica” todo esto llega para mí al pico de embale preciso. Es contagiosísimo el riff del inicio, como una descarga de electricidad (valga la redundancia con el título) que recorre el espinazo y se queda ahí mientras sigue el resto del tema en las baterías nerviosas del Pabón y en la guitarra saltarina del Juanse. La cereza del pastel es que el Arturo sea el frontman más cool y menos cool de la historia a la vez, y que ate toda la música de la banda con su teclado.

  1. Candirú – Ataw Allpa & DJ Nirso

Me trae buenos recuerdos de una fiesta maldita en la que bailé como loco y creo que por eso le tengo aprecio. Pero más allá de eso, me gusta mucho la forma en que rescata el valor de la música popular y del kitsch y los vuelve digeribles y bailables. La canción habla de un tipo de pez que habita el Río Amazonas, cuyo poder letal es introducirse por la uretra de los hombres desprevenidos que se bañan en sus ríos. La canción satiriza eso y lo hace sobre una base de ritmos brasileños que remiten a la tecnocumbia y que al hacerlo amplían nuestros horizontes de lo que representa la música brasileña.

Marion Deschamps, periodista musical

  1. Cholonización – Guanaco ft. Emicida

Guanaco evolucionó bastante con su hip-hop como para hacer más fusión con ritmos afroecuatorianos, indígenas, mestizos. Este video lo tiene todo, y si me parece una propuesta súper interesante como para ver la evolución del hip-hop en Ecuador que no hay tantos.

  1. Zoroastro – Boris Vian ft. Método MC

La música pega full, la mezcla de indie y rap tiene un beat con full samples. Chévere la propuesta.

  1. Amarumi – La Mafiandina

Este videoclip que recién estrenaron, “Amarumi”, es una hermosa propuesta, que mezcla el rap con el kichwa.

  1. Vidrios – Tonicamo

Es indie total, como se hace bastante en la región. Me gustó mucho el videoclip, muy inclusivo con la comunidad LGBTI de Quito. Me pareció hermoso.

  1. Wawa Wañuy – Mala Fama

Es como una combinación de tecno, y tecno-dark con ritmos indígenas atrás, suavecitos, que te llevan a un trance bien bacán.

Ga Robles, editora en jefe de 220V Música

1.    Retrato de Salomé – Daniel Mancero

Una canción de amor que recorre la luz y los momentos oscuros junto a su compañera. Una hermosa canción de amor que recorre la luz y los momentos oscuros junto a Salomé. El Daniel lo vuelve a hacer, esta vez solo y desde París. Camina sobre el piano contándonos una historia, con suave precisión e imágenes sobrecogedoras.

2.    Poco casual – Alex Eugenio

Porque que viva el bolero y porque AE confirmó que ese revival de la canción romántica sudamericana puede venir tranquilamente en la voz de un guayaquileño que escucha Death Grips. Este tema sigue las líneas bolerezcas en su guitarra, en la voz y en las letras, sin complicar mucho la fórmula, pero dándonos un tema que de ley podría ser parte del soundtrack de una serie romántica, rodada en la Perla.

3.    Cristalina – Grecia Albán

Cuando la escuché por primera vez en vivo, me llevó a un llanto chiquito. Me conmovió de más. Esta canción está aquí porque cuenta una historia, la de una niña. Lo hace en clave de vals y festejo peruanos. Brilla a ratos, y a otros nos regala espacio para acentuar nuestra escucha en escenas donde la nena vive las tristezas que le da la vida que le toca llevar, en la calle, con los hombres. Pero los momentos de claridad son muchos, los mismos de sueños, trazados en la voz de la Grecia, siempre tan abrazadora.

4.    Esta vez – Telim

Porque este año fue un año de pruebas de amor para mi vida, “Esta Vez” es un canto de oportunidad y un retrato de la simplicidad de los días. Arturo canta lo que siente y lo que vive, no se complica, lo vive mientras lo pronuncia. Lo hace con su voz singular que no me suena a otra cosa sino a lavozdeArturo. A pesar de que me encantan las líneas más ridículas y cursis de la canción como “Que mierda tuve que haber hecho, yo sé que me pasé de lento o “Me encanta cantarte en la ducha”,  me quedo en loop con esa idea de querer “pedirle a los tics del reloj que troten lento.

5. Este quinto lugar se lo regalo miti miti a dos canciones que me generan un microuniverso al que me gusta meterme de vez en cuando.

5.1 Religar – Mateo Kingman

Imagínense todos obsidianándonos la noche unos con otros. Esa sola imagen me hizo sentir el corazón chiquito cuando escuché “Religar» por primera vez en vivo, y volvió a suceder más veces, como cuando vi el video. Una canción que habla de la sensibilidad que requiere poder sentir la unidad y tenerla presente, pero también del cambio. “Religar de reacoplar, reacoplar de reubicar…”, así mismo es, ¿no?

Gracias Mateo por eso.

5.2 Sentimiento original – Paola Navarrete

Me encanta escucharla por su ambiente sonoro. Es como una Paola overloaded. Los bajos, junto con los efectos instrumentales, los sintes y las pausas en esta canción son para quedarse mirando hacia arriba y flotar un poco. Me pasó que cuando vi el título de la canción en la sesión de escucha que tuvimos en Quito antes de que saliera el disco, no pude dejar de pensar en el hit adolescente de Gondwana, pero escucharla tuvo un efecto de caricia y lo sigue haciendo. Me gusta también que me hace sentir nostalgia de algo que ni siquiera he vivido o entiendo. Por supuesto, y para la paz mental de todos, no tenía nada que ver con mi referencia rastafarái.

Adrián Gusqui, redactor de 220V Música

  1. Esta Vez – Telim

Esta canción estuvo en todas mis playlists. Cada día, desde que conocí el EP, debía reproducirla. Sé cuántas veces la dediqué y recomendé. Suena a una voz salida de una tele de tubo. La voz de Arturo es extrañísima, no sé si es gangosa o tiene arena en la garganta, pero santo sea, toca el piano de una manera gloriosa. La letra es asesina. Una vez le dije que ya debía decirme para quién fue y todavía está pendiente esa declaración. Mientras tanto yo me ocupo de dedicarla. Canción recomendada por todos. A punto de ser motivo para club de fans.

  1. Compañera – Alex Eugenio

Esta canción es como el postre después de la sopa. Es un “Corazón Delator” de Soda Stereo, pero en formato guayaco y balada. Entabla la relación entre el misterio del inicio, la suavidad de su nudo y el final romanticón. Desde ya esta canción debe sonar en alguna serie, en alguna de esas escenas donde dos seres bailan juntitos y luego se despiden, viéndose a los ojos hasta que la lejanía los hace invisibles. Bien Alex, para mí el mejor artista del año.

  1. Juegos – Neoma

No debía dejar fuera a esta mujer talentosísima. Neoma es una gran excusa para pagarle los $5.99 mensuales a Spotify. Recuerdo que cuando salió esta canción la escuché todos los días del mes. Llegué a tal nivel que obligué a mis compañeros de fiesta a cantarla a todo pulmón mientras íbamos en el auto. Se nos hizo un himno. Era el “Motora” de ese entonces. Hoy la escucho de nuevo y ha llegado a ese pedestal gratificante en el que dices “esta canción define una etapa de mi vida”. Gran voz, gran videoclip y gran persona.

  1. Electrolitos – Tripulación de Osos

“¡Un millón de sucres en bielaaaaaa!”. Esta canción le ganó a mi otra opción (“Miamor”) por sólo una cosa: ME QUEMA LA GARGANTA, y todo por esa frase de la “biela”.

5(x3).  Destrancadera – Quixosis, Amores Hallarás – Pánico, Miranda – Pastizales

He puesto este trío por una razón: “¡qué lindo ser ecuatoriano!”

5.1 .     Amores hallarás – Pánico

Pánico es una joya, no más. Su cover de Don Marco Vinicio Bedoya está a la altura, no experimenta ni destruye, se junta a este san juanito y lo presenta de tal manera que su álbum, Amor Fati, encierra pura elegancia musical.

5.2.        Miranda – Pastizales

Quizás Pastizales nunca tuvo un concierto merecido, pero su música no fue el motivo, porque el álbum Ciudad dejó pepitas de oro en forma de canción. “Miranda” es un pasillo, pero envés de guitarras y requintos, hay teclados. Su final es lo mejor que hay en cuanto a medidas de prevención para evitar lloradas domingueras.

5.3.        Destrancadera – Quixosis

Quixosis es un mago musical, y en esta canción, en la que combina electrónica y música andina, se deja ver con todo y trucos. Es una buena canción, compuesta a lo lejos pero tan nuestra que da para cantar el himno nacional dos veces.