La Escena

Rapear en kichwa desde La Mafiandina

/ 9 diciembre, 2018

Taki Amaru y Dj Mic se unieron para mostrar la cosmovisión andina a través del rap. La música de La Mafiandina habla también de poder femenino, usando el kichwa y el español como lenguas de combate.

Taki Amaru y Dj Mic se unieron para mostrar la cosmovisión andina a través del rap. La música de La Mafiandina habla también de poder femenino, usando el kichwa y el español como lenguas de combate.  

La Mafiandina nace entre los lagos de Imbabura y la flora imponente de Cotacachi. Taki Amaru, de raíces colombianas y presente imbabureño, le da vida a este grupo, que con el paso del tiempo se hizo dúo junto a José Micrófono, o Dj Mic, quien es el Dj, productor ejecutivo del disco y mánager.

La Mafiandina mezcla rap en kichwa y español, con poder femenino en la voz de Taki Amaru

Taki, que se deriva de Takisami, significa ‘la fuerza femenina y creativa de la música’, y Amaru es ‘la fuerza de la tierra y de la sexualidad’. Taki Amaru llegó a los 14 años a Ecuador, proveniente de Bogotá. Su primer destino fue Imbabura, y en poco tiempo se interesó por el sinnúmero de expresiones que encontró en la cultura kichwa, especialmente por el Inti Raymi, evento andino que despertó su pasión por el baile, la cultura y la lengua kichwa.

A los 18 años supo que para adentrarse con respeto a esta nueva cultura debía aprender primero la lengua, por lo cual se mudó a Quito para conseguirlo. Y lo consiguió. Aunque es consciente de que su físico puede contradecir a la gente, ha aprendido todo con respeto y sin pretensiones de ningún tipo para derribar esos propios prejuicios.

El proceso de aprender el nuevo idioma la llevó a transformarlo en un modo en que pudiera conectarse con su audiencia. Ese modo es el rap. “Con el rap logramos llegar mucho a las nuevas generaciones. Si bien a alguna gente le puede chocar, creemos que a mucha gente le llama la atención y se pregunta ‘¿qué está diciendo?’”, dice Dj Mic.

Taki Amaru durante su performance

La Mafiandina, en términos conceptuales, es una propuesta musical en la que se siente viva la cosmovisión andina en la realidad actual a través del kichwa.  Usan el rap como herramienta, en base a la exploración de sonoridades andinas y electrónicas. Sus objetivos son muy claros: mantener viva la lengua kichwa y llegar a nuevas generaciones.

Ahora los objetivos del grupo han llegado a nuevas aspiraciones. Además de no dejar en el limbo a la cultura que representan, otra búsqueda es empoderar la fuerza femenina.

Algo que se vio en el primer videoclip que lanzaron, “Amarumi”, grabado en tres días entre cascadas y la flora de algún lugar en Cotacachi. El video une nuestra coexistencia con la naturaleza, reclama y reflexiona de modo bilingüe entre el kichwa y el español a las represiones de un sistema antropocéntrico y patriarcal.

Usan elementos como la serpiente y el agua. Ambos, según Pablo Dávila, en un análisis del video para Radio COCOA, sugieren la pureza y sabiduría.

Por último, Taki habla del significado de la serpiente, de quien considera dos cosas: su cambio de piel como un renacer y su visión en occidente, muy contraria a lo que se piensa en el conocimiento andino, comparando esto con los prejuicios y las diferencias entre dos mundos que coexisten en el mismo mundo junto a la naturaleza.

Los mensajes de Taki son los que más convencen a José, quien dice que “le apostó al proyecto por el discurso que ella comparte con su público”. “Todo esto es un proceso real para ella”.  Si bien José se considera un alumno principiante en todo esto de la cultura kichwa, cuenta que Taki hace de su profesora.

A los dos el rap los ha unido, y aunque Mic está muy consciente que es un mestizo que casi toda su vida a vivido en Quito, tiene muy claro qué debe hacer con respecto al mundo cultural donde se adentra. Admite que “es su deber aprender mucho”.

Dj Mic

Aprender y enseñar: Es lo que hace La Mafiandina, un grupo salido de distintas cosmovisiones occidentales para llegar a una compartida, la andina. Un dúo que sí, puede chocar por lo que hacen, pero que se abre camino con respeto y con mensajes muy fuertes.

José reconoce que está viendo resultados. Cuenta que “sobre todo las mujeres son las que se sienten más identificadas y de las que más ha recibido apoyo la Taki” y que en los conciertos ya puede ver a gente que se sabe las letras de las canciones.

El grupo está entrando a la etapa de producción de su primer disco. Si todo va bien, lo lanzarán a mediados de 2019. Para esto piensan realizar un crowdfunding, porque en palabras de José, buscan que todo salga “súper pro”.



Artículos recomendados

Recibe las últimas notas y eventos de la escena directo a tu mail

Inscríbete a nuestro newsletter