La Escena

Detrás de los matices de Verde 70

/ 11 marzo, 2019

Verde 70 entra en un nuevo momento. Acompañándolos, en diciembre de 2018 llegó a los estudios de La Increíble Sociedad un personaje memorable de la música argentina: Gonzalo Aloras.

Diego Alberto Martínez, Gonzalo Aloras, Darío Castro, Bastián Napolitano y Pichu Pasquel, en La Increíble Sociedad | Fotos: Cortesía de Radar Music

El rosarino músico, productor y compositor Gonzalo Aloras, que ha trabajado con grandes como Fito Páez, Luis Alberto Spinetta, Gustavo Cerati, decidió pasar unos días en Quito para producir esta vez algo importante con los Verde.

La banda lleva más de 20 años en escena y decide proclamar su vigencia en la escena musical ecuatoriana haciendo nueva música y rompiendo sus propios límites.

Un paso al pasado

Por allá a finales de los 90, mientras Ecuador sufría una grave crisis económica por el mal manejo de administraciones anteriores y nadie parecía saber a ciencia cierta qué pasaría con el país, dos jóvenes melómanos terminaban la secundaria en el Colegio Francés de Quito. Darío Castro y David Arízaga, compañeros de colegio, aún desconocían los caminos que los llevarían a explotar juntos sus aptitudes musicales. Si bien ambos tenían bandas, la de Darío tenía influencias grunge y rock latino, mientras que David tocaba canciones conocidas dentro del hardrock.

Al graduarse y culminar con los proyectos artísticos de aquellos años, decidieron formar Alegre Depresión, su primer intento de banda de rock juvenil. Darío estudiaba arquitectura en la Universidad Central y David, Relaciones Internacionales en la Universidad Católica. Por ahí, en medio de las clases, se daban tiempo para ensayar y juntarse a hacer música.

Su setlist se armaba de covers de Café Tacvba y Aterciopelados, más una que otra canción propia. Era 1997 y ya ensayaban temas como “Palabras”, “Un Minuto” y “Azul”. Habían empezado una carrera y también la búsqueda del sonido esperado.

Entre diversos bajistas, guitarristas y tecladistas pasaron meses sin llegar a ese lugar utópico, hasta la aparición de Diego Saá. Ya con él dentro como bajista y corista, consideran cambiar el nombre de la agrupación en base a un juego de palabras. El resultado: Verde 70. Ese mismo año, ganan un concurso de bandas, cuyo premio era abrir el concierto del grupo colombiano Los de Adentro. Digamos que ahí empezó todo.

David, Darío y Cuco. Verde 70 en los 2000

En el año 2000 graban su primer disco Alegre Depresión. El sonido de este primer material tiene influencias claras de punk melódico, reggae blanco, rock latino e inclusive secuencias techno. El primer sencillo que lanzan, «Me tienes, me puedes, me dueles» fue número uno en las principales radios de la ciudad y el país; el disco agotó los tres primeros tirajes.

Luego, más adelante, le sigue Ruta Melancolía (2003) y de ese disco, salió ”En la Inmensidad», el primer promocional, que repitió el fenómeno del álbum y asciende rápidamente en los rankings radiales del país. Entre conciertos y giras dentro y algunas fuera del país, la banda graba en vivo Con Cierto Cuidado, disco publicado en 2006 con los éxitos de sus trabajos anteriores. Sin embargo, pasarían once años tocando juntos, con tres o cuatro shows semanales en muchas ocasiones. El ímpetu y la ilusión de aquella joven banda no les daba descanso. Se separaron.

A partir del 2008, transcurrieron cuatro años en los cuales cada integrante tomaría diferentes rumbos. Darío comenzó su carrera de solista y viajó por Sudamérica. Diego viajó para radicarse en Miami, donde giró en el circuito de bares de rock de la ciudad con su recién formada agrupación La Gente Naranja. César se mantuvo realizando producciones de discos para artistas como Pancho Terán, además de girar como guitarrista principal de Juan Fernando Velasco. David en cambio decidió dedicarse a componer y grabar un disco con su proyecto solista, en el cual interpretaba la voz y el bajo principal.

En 2012, Darío y Cesar retomaron la idea de regresar a las canchas renovados. Entre los reemplazos propuestos tanto para batería como para bajo, por la emigración de Diego y la separación de David, surge el nombre de Christian Dreyer y Bastián Napolitano. Con esta formación, Verde 70 regresó para girar.

En el cuarto y último LP, Verde 70, canciones como “Ten Cuidado!”, “Alas al Viento” y “Tanto ganas Tanto pierdes”, con su ritmo rocanrolesco y líricas románticas, cautivaron nuevamente a los fans de V70 que los seguían ciudad tras ciudad. Así se gestionó el tour llamado La Edad de la Zebra, donde promocionaron sencillos como “Soledad” en colaboración con Juan Fernando Velasco (2016) y “Últimamente” (2017).

Gonzo Aloras y Pichu Pasquel, trabajando el nuevo disco de los Verde, en La Increíble Sociedad

2019 y la historia sigue

Tras una campaña exitosa de crowdfunding (financiación colectiva), Verde 70 se encuentra en la producción simultánea de un proyecto pionero, adjetivo que muy bien los define desde sus inicios. Exitoína es el nombre que hace referencia a un documento fotográfico y literario donde se verá impresa la historia de la agrupación musical y asimismo, un recopilatorio de temas éxitos de su amplio repertorio.

Actualmente, la banda propone una propuesta en vivo que innova en cada show, con músicos invitados tanto en voces y vientos como en teclados y percusión. “Hemos aprendido a trabajar en la individualización de cada integrante, conscientes de que son cuatro o cinco personalidades distintas, pero siempre trabajando y aportando en un fin común que va más allá de nosotros”, afirma Darío.

El disco que viene trae también un nuevo momento

Ahora, con el proceso de producción de su quinto álbum, la banda dice estar decidida a continuar la búsqueda de nuevas exploraciones sonoras, sin tratar de perder su esencia.

Fueron 10 días intensos de trabajo en los cuales trabajaron a fondo con Aloras.

220v musica
Video: Cortesía Radar Music

“Los Verde 70 son un buen ejemplo de una banda que no teme y que se aventura al cambio y a la novedad. Estamos haciendo un disco buenísimo, fresco, con mucha fuerza y con olor a nuevo, como dice Cesar, el guitarrista”, comenta el rosarino.

Para los Verdes el aporte de Gonzalo ha sido enriquecedor. “Aloras vino como cuando viene una caída de sol en la playa, o un fuerte oleaje en la mar, necesario para renovar el paisaje”, dice Darío. Él, que los sacó de su zona de confort tanto en la interpretación como en la composición, ha estimulado a que se haga más real la idea del cambio, pero también la de mantener el núcleo.

Durante el inicio del 2019, tres de los integrantes (Darío, Diego y Bastián), viajaron a Buenos Aires para seguir con el proceso de coaching vocal y grabación junto a “Gonzo”.

Bastián Napolitano y Gonzo Aloras, en Buenos Aires

Perder el miedo

Para encontrar un equilibrio y vigencia dentro del mundo artístico en general, Gonzalo Aloras recomienda “no temer al cambio por un lado, y saber que la repetición es el único movimiento que puede generarlo. La insistencia, la repetición de una idea  produce la novedad deseada. Pero hay que tener una relación amorosa y relajada con el tiempo sino todo se precipita en desilusiones”.

El futuro se pinta lleno de ideales y propósitos nuevos en donde aún hay mucho por experimentar cuando de los Verdes se habla. Un nuevo año con imagen renovada y sorpresivos temas, nos deja a la expectativa de saborear lo que viene, más verde, más fresco.

Artículos recomendados

Recibe las últimas notas y eventos de la escena directo a tu mail

Inscríbete a nuestro newsletter