Noticias

La música será parte importante del Festival Bosque de Colores

/ 28 junio, 2019

El 6 y 7 de Julio el bosque de La Pradera III -al sur de Guayaquil- será sede de la segunda edición de un festival de arte, cultura y ahora también música. Bandas y djs se presentarán en esta área donde la naturaleza se junta con artistas para soltar alegrías en la comunidad.

Acción cultural comunitaria, le llaman Gabriel Peña y sus amigos. A las intervenciones en el que ahora -también Gabriel y sus amigos- decidieron llamar El Bosque de Colores. El bosque de La Pradera 3, al sur de Guayaquil. Ese parquecito construido para disimular los malos olores de la planta de tratamiento del agua de la ciudad será campus para el arte, la música y la vida misma.

“Llevo 25 años viviendo cerca del bosque, por eso quise hacer algo”, cuenta Gabriel, aka 6A30 en el mundo del street art. Desde el año pasado, montan durante dos días una fiesta con arte, gente pintando en los muros del bosque, con eventos para los niños, con ilustraciones de artistas gráficos. Suena bien y la gente habitó el bosque atraída por esa bulla de cultura en medio de julio.Y este año, el plan se repite.

Julián Angulo, Raúl Núñez, Paco Domínguez, Carlos Tourón y Walkir Silva y Gabriel, se vuelven a juntar por el bosque de su barrio, el Bosque de Colores y su festival homónimo en su versión reloaded. Ahora tendrá un escenario de música con más de 15 bandas y djs, con Los Corrientes, Rumichaca, Rapflexion y Maisa Rap en lo más alto del cartel.

El evento se realizará el sábado 6 y el domingo 7 de julio junto a las oficinas de Interagua y no tiene costo. Aparte de la música y el show gráfico, también se juntan actividades que vienen de la comunidad: la presencia de los Boy Scouts con el grupo No. 76, una exhibición de artes marciales, otra de skate, los cuentacuentos de la Fundación Clara Luna, teatro y un área de gastronomía.

La banda Rumichaca es parte del cartel de Bosque de Colores 2019

“Es gestión independiente. Nos juntamos los amigos de barrio y antes de esto ya estuvimos organizando mingas, plantado plantas ornamentales, frutales, por nuestro parque”, cuenta Gabriel. En Guayaquil, una ciudad con pocas áreas verdes que interactúen con sus habitantes, sus ideas se reflejan en la cantidad de gente que convocó el Festival Bosque de Colores el año pasado. “Es importante para los niños y que se contagien de estas actividades. Es un pequeño pulmón y todos podemos mantenerlo limpio”.

El festival quiere crecer cada año. Para el próximo quieren sumar más bandas al cartel y convocar a más personas “Queremos desmitiificar que en el Sur no pasan cosas buenas. El Bosque de Colores es un espacio de cultura. Espacio turístico y artístico”. Quién sabe si más adelante, tal como lo sueñan, no sea tema de un festival, sino que la gente pueda acudir al parque con normalidad, “para ver arte, para escuchar música”, sueña Gabriel en voz alta. 

.