Especial

Mateo Kingman y Ana Cristina Barragán unieron su sensibilidad en 'Religar'

5 noviembre, 2018

“Religar” es el primer sencillo del nuevo álbum de Mateo Kingman, que nacerá en marzo 2019. Este tema combina letras profundas y cósmicas con una producción vanguardista, ecléctica. El videoclip fue dirigido por la directora de cine Ana Cristina Barragán.

En la historia visual de la canción, los protagonistas son un grupo de adolescentes que exploran el dolor, la sanación -individual y colectiva- y la fortaleza que a ellos llega mediante cuidados, piedras y serpientes. El video está lleno de símbolos y de momentos que mueven. Conmueven.

Portada del sencillo "Religar". Foto: Saúl Endara.

La definición de “Religar” es «reincorporar las partes, volver a la unidad después de haberse desintegrado”. Diseccionamos algunas partes importantes de la nueva canción de Mateo junto a él para entender su mensaje.

“‘Religar’ es la última parte de un disco súper conceptual. Que tiene todo un desarrollo: la exploración de una persona para encontrar su propia luz, su propia esencia”, cuenta Mateo. La canción es el primer sencillo de una producción esperada de la que se desprende una nueva etapa para el músico.

“Para encontrarlas, tiene que pasar varias etapas. Al principio tiene una intención de hacer una búsqueda. Después tiene que enfrentarse a sus propios demonios y sus propias miserias. Luego, la persona tiene que morir y, cuando esto sucede, llega a su interior, y, al mismo tiempo, al espacio exterior, al espacio sideral, al cosmos.

Luego de ese viaje tiene que desintegrarse por completo. Al tener este aprendizaje, esa luz, tiene que volver a su cuerpo y es ahí donde religa”.

*

“Religar”, será la última canción del disco, la que cierra el viaje de aprendizaje de esta persona que tiene una nueva visión. El nuevo material está pensado a partir de un mapa para retratar el concepto del viaje.

220v musica, religar, mateo kingman
Fotograma del video para la canción "Religar".

Primera estrofa

“Apenas puedo escuchar tus sonidos.
Apenas se descubren mis motivos.
Como una pistola de láser que quema mi alma.
Apenas despierte yo volveré a estar vivo”- Religar.

“Vengo de desintegrarme. Vengo de una búsqueda muy fuerte. En la canción, y en todo el disco, soy yo el que vivo eso”, señala Mateo. En cambio, en el video, son los adolescentes quienes, perturbados, viven algo fuerte.

Como una pistola de láser que quema mi alma es una sensación de mucho dolor, pero también hay esperanza. Canto: “apenas despierte volveré a estar vivo”, porque después de esa desintegración, que es tenaz, siempre hay una esperanza de poder religar”.

220v musica, religar, mateo kingman
Un grupo de adolescentes protagoniza el video.

Coro

“Rócame la eternidad,
Obsidiáname la noche” -Religar.

“En todo el disco hay una relación de la dualidad entre un proceso súper individual y un canto hacia algo o alguien más. “Rócame la eternidad” y “obsidiáname la noche” es un canto mío hacia lo divino, pero que también se puede interpretar como una canción de amor. Ambas son frases más poéticas, verbos inventados”.

“Nuevamente la unidad,
Nuevamente somos piedra”

— Religar

Para Mateo, la piedra es su nuevo elemento, representa aquello con lo que uno se queda después de un camino de aprendizaje. La obsidiana es esa “piedra cósmica” en la que se apoya y de la que habla en repetidas ocasiones.

“Las dos frases finales del coro, para mí, son las más poderosas. Hablas de la unidad, del todo, del encuentro con lo divino”.

220v musica, religar, mateo kingman
La historia del video mezcla la ternura con la fortaleza.

Segunda estrofa

“Con la misma pena los dos.
De una mano ajena,
Tú y yo.
Cristal en las venas, dolor.
Cósmica azucena, adiós”- Religar.

“Esta estrofa puede ser súper romántica y al mismo tiempo dolorosa. Toda la canción, por esta segunda parte, también podría interpretarse como una canción de desamor, de una separación. 

A partir de que generas una separación, te reencuentras. Ya sea una separación amorosa, o la separación con uno mismo”.

— Mateo Kingman

A partir de que generas una separación, te reencuentras. Ya sea una separación amorosa, o la separación con uno mismo”.

La canción cierra con el coro repitiéndose sobre un arpegio de sintetizadores y dice Mateo de esos sintes:“son muy volátiles y ligeros”.

220v musica, religar, mateo kingman
El video fue grabado en un lugar abandonado en el Valle de los Chillos.

Ana Cristina Barragán dirigió el videoclip y junto a Mateo compuso la idea de las imágenes que representan a “Religar”.

“(Ana Cristina) tiene una mirada sensible para abordar temas fuertes, con sutileza. Tuvimos una conexión muy profunda a la hora de pensar el guión y también al momento de editar el material”, dice Mateo.

“Dirigió tres minutos y medio de sentimientos fulminantes y auténticos sobre el regreso a la esencia de uno mismo”.

Ana dirigió tres minutos y medio de sentimientos fulminantes y auténticos sobre el regreso a la esencia de uno mismo.

— Mateo Kingman

La grabación fue en Quito y en el Valle de los Chillos. “Es el retrato de un grupo adolescentes que, en sus rostros y cuerpos, delatan una herida interior que no se ve, pero se intuye”, comenta Ana Cris.

A través del cuidado del otro, del baile, de los juegos perturbadores y las serpientes, los adolescentes se desahogan en una sensación de abandono y libertad. “Llegan poco a poco a un nuevo estado de euforia, religando entre sí y con su propia esencia”.

220v musica, religar, mateo kingman
Uno de los ejercicios que la directora utilizó con los actores fue susurrarse al oído.

Ana Cristina incluye en el video elementos que caracterizan su trabajo visual. Entre esos, símbolos que en este caso, le brindan una fuerza imposible de pasar por alto.  

Para mí es más importante la sensación que te deja que la narrativa. En base a esa sensación hay cosas que escribo que tienen símbolos súper intencionados, y otros que son más inconscientes, que me sobrepasan.

—Ana Cristina Barragán

“Lo que está muy presente en mí cuando dirijo, cuando escribo un guión, es la sensación. Incluso en una película, para mí es más importante la sensación que te deja que la narrativa. En base a esa sensación hay cosas que yo escribo que tienen símbolos súper intencionados, y otros que son más inconscientes, que me sobrepasan.”

Algunas de las sensaciones que Ana Cristina quiso plasmar en “Religar” son el desahogo, la búsqueda de libertad, el dolor.

El contraste entre algo que genera ansiedad, pero es bello, lo tierno y lo perturbador. “Esa mezcla agridulce es la que más me interesaba”.

220v musica, religar, mateo kingman
La serpiente simboliza un cambio de piel en la nueva era sonora de Mateo.

La serpiente

Uno de los símbolos que más agradó a Ana Cris para el video fue la serpiente. Como dato curioso, la dueña del Vivarium estuvo presente en el rodaje para asegurarse de que esté bien tratada.

Representa un cambio de piel, empoderamiento, fortaleza.

— Ana Cristina Barragán

“En el video, Macarena (Arias) es quien la sostiene. Pero no desde la dominancia, sino desde la igualdad”. 

La serpiente es un símbolo recurrente en el disco de Mateo. “Representa un cambio de piel, empoderamiento, fortaleza”, añade Ana Cris, por eso la intención fue trasmitirlo también en el video. “Después de que Macarena tiene el encuentro con la serpiente, se empodera y pasa algo a nivel colectivo. Hay paz, los adolescentes duermen juntos, cuidándose,  y empiezan a sanar”.

220v musica, religar, mateo kingman
Una escena del video en el que se ve a un grupo de niñas peinándose, cuidándose.

Otros símbolos explicados por la directora

Cuidarse entre seres

“Una de mis escenas favoritas es el cuidado entre las niñas. Cómo se cuidan, cómo se peinan. Hay un sanar entre las niñas. También entre los niños, cuando se despintan la cara, cuando un chico baña al otro”.

La obsidiana

“Otra escena que me encanta es cuando están jugando, aunque sea un poco fuerte, a curar. Un chico, que no está enfermo físicamente, sino interiormente, es “abierto” por los demás con una piedra, con una obsidiana”

Máscara de curitas

“En la escena en la que se cubre a Macarena de curitas quisimos utilizar una máscara. Pero decidimos mejor usar este elemento que es super infantil, de jugar al doctor, pero que, al mismo tiempo, es súper fuerte porque se le cubre la cara de curitas, los ojos, es una imagen fuerte, pero tierna”.

La trama

“El viaje de los chicos sería: se encuentran, hay una apatía, después hay un desahogo, se limpian, se bañan, juegan, ladran como perros, tienen rituales, comparten momentos muy íntimos, como susurrarse al oído, después se curan, bailan, se unen”.

*

La conexión y unión creativa entre Mateo y Ana Cristina ha dado como resultado un video repleto de analogías y estímulos visuales surcados por lo sonoro.

Te dejamos acá el resultado de todo esto: