Entrevistas

El grito monk se toma un descanso

/ 16 agosto, 2018

No, los Swing Original Monks no se van para siempre. ¡Qué alivio! A pesar de haber realizado una gira de despedida, este es solo un break. Hablamos con Nathalia Madrigal, la Juana, para que nos cuente qué les depara el futuro a los monjes mientras nos quedamos extrañándolos.

Hola Juana, ¿nos cuentas por qué decidieron tomar un descanso?

Esta pausa de los Monks viene porque, hace rato, estábamos muy metidos: MUY, muy metidos, en la parte administrativa de la banda, y la parte creativa se quedó dormida, casi casi muerta. Entonces, llegó un punto en el que empezamos a sentir como una desesperación, porque [lo administrativo] es algo que obviamente hay que hacer, pero queríamos dedicarle un poco más de tiempo a la música, la razón de vida de todos los proyectos musicales.

220v musica, swing original monks, juana monk

Nathalia Madrigal o Juana Monk || Foto: Archivo de los Swing Original Monks

¿Estaban agotados?

Sí hubo una época de cansancio, de desmotivación… No con la banda, pero con la situación: del país, de la industria inexistente, de eso de sacarse la madre y no tener una retribución económica significativa. Es un tema largo. Y no quiero que suene a queja, es una realidad que a veces te agobia. Entonces queríamos para un rato para grabar nuestro nuevo disco.

¿Cómo tomaron la decisión del break?

Gabriel (Baumann, Mr. Bumbass) quería irse de viaje desde hace mucho tiempo a Alemania. Siempre había querido hacerlo, pero la banda siguió, siguió y siguió. Entonces un día nos sentamos a hablar, él nos dijo que quería algunos mesesitos afuera, y que aprovechemos ese tiempo para hacer el disco, para hacer canciones nuevas, para que cada uno haga sus cosas individualmente y luego las juntamos. Ya hay algunas maquetas, estamos en ese proceso de incubación. Tenemos muchas ideas y creativamente se está sembrando esa semilla, y es mejor hacerlo así, tranquilos, para que todo fluya.

220v musica, chocolate, swing original monks

Juana y Mr. Bumbass en una escena de «Chocolate» el último videoclip que lanzaron de Somos || Foto: Romina Luna

¿Cómo va sonar su nuevo disco?

Mmm, ¿a qué puede sonar? Justo estamos viendo eso ahora, qué camino musical tomar. Nos sigue encantando el merengue, nos llama ese lado. Lo tenemos en las venas porque es un ritmo muy vivo. También queremos hacer featurings diferentes. Por ejemplo, queremos hacer una colaboración con un activista. Estamos probando, estamos viendo -entre todas las cosas que teníamos antes- cómo las trabajamos entre todos. Y cada uno pone, como siempre, su poquitín.

Dentro de todo esto también nació nuestro EP que se llama Cocinando en los Orígenes, que lo grabamos para un programa de televisión. Esto también nos despertó la creatividad otra vez.

¿Dónde están los Monks ahora?

Aprovechando esta pausa, yo me vine a vivir al mar, a Santa Elena. El resto está en Quito, cada uno haciendo sus cositas. Steph (Viteri) está terminando de estudiar y trabajando en sus cosas, también componiendo. Alvarín (Obadía) sigue con la Pompe Noir. Tiene ganas también de hacer algo suyo. Yo también estoy componiendo. Pero ahí veremos cómo nos va (risas). Gabriel está viajando.

¿Siguen conversando?

Claro. Nos seguimos escribiendo, seguimos en contacto. Grabamos canciones nuevas, no sabemos si irán en el disco, pero tenemos dos temas nuevos que irán saliendo en este tiempito. Así que nos enfocaremos en hacerlas sonar bien bacán, hacer un videíto, algo lindo con todo el desarrollo creativo para cada uno de los temas. Uno de ellos es una reversión de ‘Bailadores Migrantes’, parte del EP Cocinando en los Orígenes.

*
Nos alegra saber que los Monks le están sacando el jugo a su descanso y solo nos queda estar atentos a sus redes para no perdernos las nuevas sorpresas.