Noticias

Cristina Echeverría siente de dónde viene a través de su música

/ 12 septiembre, 2019

La cantautora empieza a sacar sus canciones luego de explorar por varios rincones sonoros. Las colaboraciones y el uso de instrumentos tradicionales le suman intensidad y contraste a sus shows.

Foto portada: Ale.Hit

Hilos fríos de emoción. Va a salir al escenario. Espirales de nervios porque son casi las nueve y no está abarrotado el salón. El proyecto casi ha salido y esta será una presentación más que consolidará eso: quién es Cristina Echeverría. La música, la creadora, la que hace experimentos. Hilos calientes en los brazos. Ya es momento de empezar. Emoción, emoción, empieza. Su voz descubriéndose.

Cristina Echeverría, a quien vimos hace años tocando teclados y cantando en Munn, a quien escuchamos cantar canciones de días raros y desamor en piano y voz sola, quien trabaja y vive para la música, mostró lo que ahora quiere ser en un concierto en Marcando El Camino, el sábado 7 de septiembre. Y lo hizo frente al público, con melodías que saltan entre el pop, el jazz, la música tradicional de aquí y con una sensación de búsqueda propia.

Para eso, una vez más, tuvo que esperar, crear, descubrir, experimentar y luego de mucho tiempo, saltar finalmente. Salir del misterio. ¿En qué anda Cristina Echeverría?. Más hilos fríos de emoción caminando por el cuerpo por días, para estar ahí, viendo cómo la gente la ve interpretar sus temas. “Es un proceso personal de quién soy de qué significa ser una mujer, latina, ser ecuatoriana y que viene acompañado de mi crecimiento personal”.

Cristina Echeverría en su presentación en Marcando El Camino | Foto: Ale.Hit

Recuerda, que un día un amigo suyo, Danilo Arroyo le recomendó buscar en su raíz, para que pueda encontrarse. Ese consejo fue inflexivo e hizo que explotara la necesidad de Cristina de encontrarse desde su historia. Algo honesto.

Pronto, ocho temas que ya están listos van a salir. Algunos solos, algunos agrupados. Algunos de ella con alguien que le secunda en la voz o en la instrumentación, otros, sumergida sola dentro de su propio experimento.

Todo empezó haciéndolo con gente en colaboración. Esta vez, en parte, sabe que le toca sola. Le tomó su tiempo descubrir y probar con quiénes quería armar. De hecho, uno de los méritos del proyecto es que Cristina encontró con su olfato de productora musical, el modo preciso en el que debía incluir las voces y la participación de cantantes que se adaptaran a sus planes.

Cantantes de pop, otras colaboraciones más alternativas y otras más performáticas entraron perfecto en su selección e hicieron que su música tenga más brillo. “Todos eran amigos. Fue un punto de encuentro con personas que admiro humanamente.”

Por eso, en su plan sigue siendo crecer en ese logro de trabajar con otros grandes artistas y tenerlos en sus canciones. Seguir con los ejercicios y dejarse sorprender: “ver cómo funcionan los diferentes temas en mí, también experimentando yo sola”.

Para diciembre, tiene en sus planes ya haber grabado los temas para empezar a sacar y más adelante presentar el disco que los junte a todos. Mientras tanto, tocar, tocar, al menos una vez al mes. “y seguir rodéandome de mujeres. De amigas que me están dando fuerza”.

.