La Escena

Qué rico volver: 3 bandas de los 2000 que siguen haciendo música

/ 13 septiembre, 2019

Tres bandas que fueron parte de la escena revoltosa de los buenos 2000, se alistan para mostrar nuevo material. El ímpetu sigue, las ganas de tocar también.

Portada: Mosh en el Quito Fest 2006 | Por: Bruno Carranza. Tomada de Wikipedia.

Desde mediados de los noventas y para toda la primera década de los 2000, el ska, el reggae y el punk saltaron junto a la adrenalina adolescente. Cuántos conciertos baratos con chela y amigos. Cuánta ropa cortada con tijeras por nosotros mismos. Cuánto liquid paper para escribir los nombres de nuestras bandas favoritas.

Muchas agrupaciones que tenían los himnos de la generación alternativa eran de aquí mismo. Bandas para ver en vivo una y otra vez en plazas, parques, canchas de fútbol, coliseos de colegios, piscinas vacías. Los 2000 se fueron, un montón de las bandas también. Pero algunas están en planes de volver por la pura gana de hacer la música que los movió e hizo mover a otros cientos con la misma viada.

Los Chulpi Tostado, una banda con aires punk que cruzó el género con full otros, tuvo su era de gloria entre el 2003 y el 2008. Sacaron dos discos, tocaron en los festivales más grandes de Ecuador de música alternativa y hasta salieron en MTV (que para ese entonces era de lo más chévere que podía sucederle a una banda ecuatoriana).

De pronto, ya dejaron de tocar, cada uno en su profesión, viviendo el Quito de los adultos. Temas como “Ecuatorianos”, “La escuelita fiscal” y su versión de la canción de Jaime Guevara “Mi perrito de ocho sucres” los llevaron a ser parte de esa generación donde tocar -no importa cómo- pero tocar e inducir el salto colectivo era el núcleo de tanta energía.

Tapa del disco "Hecho en Casa" (2005) de Chulpi Tostado

Ahora están embalados con algo nuevo porque si son panas, se divierten mucho haciendo música juntos, ¿por qué no volver?. “El 1 de enero del 2018 recibimos una llamada de año nuevo: era el Guillermo proponiéndonos reunirnos a hacer un poco de música”, cuenta Esteban De la Torre, baterista de la banda. Así no más. En una forma parecida con la que arrancaron su historia de banda en 2001, empezaron a reunirse a ensayar la canción que el Guillermo tenía y a inventarse otras. Así salió el EP La vida es hoy y con él, una gira homónima que partió el 30 de agosto en Quito y se va por Ambato, Riobamba, Latacunga, Salinas de Guaranda, Cuenca y Loja.

Los Chulpi Tostado en su regreso en Latacunga | Foto: Robert Nesta. Tomada de lacabinaec.com

Los Agente 86 en cambio sacudieron el Guayas junto con otras bandas como GOE, 69 segundos, Notoken y un montón más. Un momento necesario no porque fuera el primero en poner al desnudo la rebeldía (ya había una escena underground mucho antes que surgieran estas bandas), sino porque juntaron escenas y nos hicieron sentir que había un puente entre la vieja escuela y una nueva que se estaba forjando en la Perla y sus alrededores.

“Cuando empezamos a tocar se empezaron a perder esas etiquetas de tú eres banda del norte, tú eres banda del sur en los conciertos”, cuenta Mario Jácome, vocalista y bajista de Agente, ahora residente en la Yoni. De hecho, esa fue la principal razón por la que la banda, activa desde alrededor del 95, tocó cada vez menos hasta ya prácticamente no tocar.

En 2009, Jácome se fue, en 2010 Juan Pablo (uno de los guitarristas iniciales) se casó y así la historia. Pero luego cacharon que querían seguir tocando. Que la distancia podía romperse con un poco de tecnología y entonces empezaron a armar canciones, grabando cada uno desde su ciudad, mezclando en Guayaquil. Así fueron acumulando canciones y ya tienen suficientes como para armar un nuevo disco.

Agente 86 en sus primeros años

Con todas las ganas de ya tocar, la banda en Guayaquil se volvió a juntar para ya, cero tonteras, empezar a ensayar. Volvió Adriana Gómez, saxofonista que tocó en la banda por algunos años, le sumaron vientos y van cogiendo ritmo y filo otra vez. Con más seguridad,  arrancarán en 2020 con las tocadas, apenas pueda Mario venir. 

Fotos nuevas para el regreso de Agente 86, con la formación actual

Hay una banda que nunca se fue, pero que sí desapareció por épocas y sí se ha hecho extrañar. O sea, la siguen evocando sus seguidores con gritos en forma de comentarios en YouTube y Facebook, los siguen amando cada vez que se suben a los escenarios. No es en vano, los manes con su espíritu hazlo tú mismo sacaron discos en una época en la que era cosa seria hacerlo en Ecuador. “Ahorramos hasta el ultimo sucre e hicimos lo imposible para poder sacar ese disco (El pank de cada día), contrabandeamos en bulto los cds y nos pusimos a armar uno por uno”, cuenta el Xavier Müller.

Les hablo de Tanque. Banda de punk quiteña, otra de esas que en la década de los 2000 despertó el yo rebelde de tantos adolescentes como de policías que no entendían el ímpetu de sus conciertos. Ocurridos, políticos, chamos en ese entonces pero conscientes, son otra de esas bandas que generan emoción cuando cuentan que están preparando algo como para ‘volver’. Así lo hicieron en el On Fire Festival en Latacunga, este agosto.

Hoy en día ensayan, se reúnen con bastante frecuencia para componer, arreglar y grabar toda la sarta de temas que acumularon a partir de su último disco Hasta muerte de su titular (2007). “El cuartel del rocanroll”, como le llaman al ejercicio de ‘entrenamiento’ para seguir ducho en su instrumento, promete resultados y bulla para los próximos meses. Xavier Müller cuenta: “Los ensayos son terapéuticos ya que muchas veces llegamos con cargas de la vida y salimos todos refrescados y con una sonrisa y nos ayuda al menos por un momento a olvidar problemas”. Pero ¡diles un concierto! Y la emoción crece el triple. Ver a todos corear, armar pogo, escuchar y seguirles es el combustible con el que se han movido para pronto sacar un nuevo disco. Pronto.

.