Especial

Artista del mes: Alex Eugenio

14 junio, 2019

El Romántico de la Perla ha llegado con su guitarra para cantarnos versos de alegrías y nostalgias. Acompáñennos en este vueltazo donde nos cuenta más de su proyecto.

Viene de una escuela de rock Indie alternativo. Pero en el camino hacia componer su propia música, le dio la vuelta a sus influencias para hacer algo que sacudiera su confort. Así, cambiaría el rumbo que dictaba la lógica de su destino. Alex Eugenio es el nombre artístico de Alex Eugenio Illingworth, un guayaquileño buena onda de 30 años que abraza el bolero, el bossa, el son, para abrigarse del pasado y mostrar ese calor en su música.

Toca guitarra y canta. Y mientras canta, sonríe. Alex Eugenio entró a escena desde el lado optimista de la nostalgia, ese que cuando recuerdas con música, quieres traer de vuelta. Su forma de presentarse va en la misma línea. Gafas a lo Lavoe, churos largos, pantalones de vestir acampanados. Un personaje traído de algún lugar de Latinoamérica en los 70. Entonces entiendes que su música surge como homenaje al sentir latinoamericano que tomó tantas formas rítmicas, pero que mostró sus posibilidades románticas en aquellos años.

El romántico de La Perla

En septiembre de 2017 apareció el primer single de AE. “Corazón Abandonado”, un bolero dorado en sentimiento. Ese sería el abrebocas de Aurora, el elepé con el que conoceríamos el color original de su música. Muchas influencias brasileñas, de Novos Baianos, Ibrahim Ferrer y Joao Gilberto, del Sur, tipo Eduardo Mateo y El Príncipe Gustavo Pena.

Aurora fue una tarjeta de presentación y ahora quiero ver cómo puedo seguir innovando y trayendo estos géneros al presente.

Pero también de las sensaciones rítmicas del Caribe, esas que tanto pegaron (pegan) en Guayaquil y que forman parte de  su banda sonora. A ellas, les agregó su feelin’ contemporáneo. Guitarras eléctricas, menos vibrato en la voz, y algunas letras que nos ubican en estos tiempos, sin despegarnos del todo de los antiguos.

Alex empezó a dar conciertos solo, con su guitarra de palo en Guayaquil y en otras ciudades, en shows esporádicos con poco público. Todos vulnerables al contagio, sobre todo al coqueteo de la nostalgia. Un día, entre tocadas y el desarrollo de su performance vintage latino, un músico amigo lo bautizó como ‘El romántico de la Perla’, un sobrenombre que lleva hoy a modo de escarapela donde quiera que va.

Que no, que no, que no. Que no se apague.

Cuando compuso la mayor parte de las canciones de Aurora, Alex extrañaba Ecuador. El álbum empezó a tomar forma mientras estudiaba en los fríos bosques de British Columbia, Canadá. Ahora, con los pies en donde quería estar, continúa la búsqueda a partir de lo que descubrió con la distancia. “Yo extrañaba Latinoamérica y por eso empecé a tocar algo que para mí es nuestro sentir”. La elección de ser de acá, uncida del bálsamo del lagartero guayaco: fresco, a veces con la melancolía en la garganta. Otras, con la alegría enamorada desbordándose en el semblante tras pronunciar versos propios y ajenos.

Cuando yo toco solo es recontra que feelin’. Cuando toco con la banda es recontra que fiesta

Su sonido va creciendo y parte de lo que sucede después de lanzar su disco, tiene relación con tocar en escenarios un poquito más grandes que los bares donde inició. Su equipo crece. Alex Eugenio forma parte del sello Poli Music y a veces le acompaña más gente sobre las tablas. La Banda Brava es una orquesta que se ha preparado para que, en momentos de solemnidad surja junto con Alex y desbarate la calma. «Los descubrí por accidente, en una story de Instagram… Es bacán tocar con ellos porque ese sabor que tienen y que le ponen, potencia temas como ‘Corazón Abandonado’ o ‘Yo-A-O’. Le dan una fuerza diferente al repertorio del disco», dice. La diferencia del sonido la explica así: “Cuando yo toco solo es recontra que feelin’. Cuando toco con la banda es recontra que fiesta”. Este año la gira nacional es con la Banda Brava y la tocada debut será en el Funka Fest

.