Guías y Listas

8 bandas que explotaron en 2018 y que podrían tener un buen futuro

/ 17 diciembre, 2018

La sacaron bien este año y auguramos buen futuro en ellas, pero ¿a cuáles de estas predicciones será que le atinamos? Que vengaf, el 2019, y nos muestre la verdad.

Estallaron y ahora se les viene un nuevo reto: consolidarse. ¿Cuáles son esas bandas que en el 2019 lo van a lograr? Preparamos este top 8 (con menciones especiales) de esas bandas que hoy pegaron y el próximo año seguramente se vuelvan una buena costumbre. A-rran-que-mos:

1. Telim (Guayaquil, Galápagos y Quito)

Telim es una mezcla bien sazonada de tres sabores ecuatorianos: Sierra, Galápagos y Costa. Es música que se puede adaptar a cualquier público, pues además tiene letras muy sinceras. Su anti pretensión musical los eleva a un pedestal en donde cualquier escéptico les apostaría una buena carrera. En un solo EP reúnen desde balada, rock/pop hasta una canción para tambalear. Y entre esa diversidad tienen una balada para recordar el 2018, “Esta Vez”: Una canción dedicable, durante todos los meses sin amor.

2. Alex Eugenio (Guayaquil)

Alex es una promesa para romperla en el 2019 por dos cosas: Aurora, su disco, y el estilazo que tiene. En una escena local donde la psicodelia, el rock y el pop son las obras primas, el guayaquileño se da pelea con sus boleros, que son como un regalo para las parejas de enamorados, porque cada una de sus canciones tienen ese saborcito a dedicatoria igual a alguna canción de Camilo Sesto o Palito Ortega. Escuchar “Compañera” un domingo de noche implica otro nivel de feeling. Si estás enamorado, te empalagas, si estás desencantado, vas a llorar a mares. Por esto y más, un artista que te persuade cada tres minutos de canción, es una buena opción para apostarle hasta la casa.

3. Infinito Zen (Guayaquil)

‘Los infinitos’ son una banda rescatada por el 2018. Hace un año no sabíamos quiénes eran ni que ya tenían un disco grabado y publicado. La razón por la cual apostamos por esta banda es simple: está que arde. Sus aires de banda spinetteana causan un interés casi romántico. En sus canciones movidas es obligatorio usar las piernas, y en las canciones suaves es obligatorio usar el cerebro. Tienen letras con historias más allá de metáforas inentendibles. Además, el productor de su disco, Siluetas Disueltas, fue Mauro Samaniego. Una banda para apostarle todo el dinero (al menos un cover), sin dudarlo.

4. Flix Pussy Cola (Quito)

Sí, FLIX viene desde el 2017, pero este año el cuarteto al fin se puso las pilas y sacó un álbum. Salió Rock N Lola y se nota que aprovecharon el tiempo con responsabilidad, aunque la imagen de la banda no puede parecer esto, el grupo sabe cómo estallar su rock no tan rock y su ska no tan ska. Es un proyecto que pide nuestras miradas. El apego a viejos géneros es una razón para confiar en su gran mérito por ser una banda no tan under que es la favorita de muchos “jovenindies” quiteños.

Crédito del video sesión: Sunday Lab

5. Tayos Tayos Tayos (Guayaquil)

Aparte del EP de Telim, el EP de TTT fue un hito del cual hablaron en Guayaquil y otras ciudades y daba gusto no callarse. Todas las canciones de la banda son buenas. Ninguna suena mejor que otra porque todas están bien estructuradas para que cuando acabes de escuchar el disco digas: “¡qué bacán esto!”.  No es una banda nueva, obvio, pero este año empezaron como una opción y lo terminan como una obligación. Su rock darks es extraño y novedoso, no es emo ni antisistema, es muy sensual y lo mejor de todo es que Sabi, su vocalista, tiene la voz perfecta para el color que Tayos3 necesita.  Si así está el EP, cómo será el álbum.

6. Donnie Parko (Cuenca)

Los cuencanos tienen un aura musical de colores claros muy bien interpretados. Todas sus canciones piden saltos a gritos y son muy felices. La voz de Stefano Pauta, el vocalista, está entre lo popero y rock no tan pop. Se nota que es música de y para jóvenes. Sus canciones podrían ser parte del soundtrack de alguna película adolescente en Netflix. Estallaron este 2018 con su primer álbum, Nube Naranja, el que con la edad de sus integrantes, presentación en teatros durante todo el año, el poder de la batería y la potencia en la guitarra puede convertirse en el primero que debes escuchar en 2019 y seguramente uno bien posicionado en tus playlists.

7. Huaira (Quito)

Si vas a escuchar a la Huaira lleva este objetivo en tu cabeza: soltar toda tu semana exhalando las preocupaciones al ritmo del tambor. De entre este grupo extenso, mensajero de la cosmovisión andina, en la que están Mateo Kingman, EVHA, Quixosis, La Mafiandina, Nicola Cruz o Los Nin, está ella, quien en 2018 sacó su primer EP, Ñuka Shunku, que lo llegó a interpretar acompañándose de los cantos de Rubén Albarrán (Café Tacvba) en La Ideal. Desde sus aires hasta nuestras montañas. Un proyecto para apostarle.

8. LaTorre (Quito)

Dos singles en apenas 5 meses de aparecer en escena. Renata Nieto, cantante en EVHA junto a Mateo Kingman, sacó no hace mucho su nuevo proyecto solista: LaTorre. Música eléctrica conjugada con su voz en onda sacra. Sus canciones se mezclan con los asuntos temporales y amorosos. Por eso sus dos primeros sencillos se llaman “Temporal” y “Ser eternos”.

Actualmente, según sus posts en Instagram, suena más en México que en Ecuador. Y aunque todavía no ha tenido una presentación oficial en algún concierto, es una opción para colocar nuestros ojos.

Si no te queda claro y quieres empezar a apostar por la música de la ecuatoriana, acá te dejamos de deber su primer videoclip, “Temporal”.

M e n c i o n e s   E s p e c i a l e s

Sabemos bien que hay tantas promesas y que los tops son ingratos, por eso aquí te lanzamos algunas menciones especiales que debes tomar en cuenta porque se están armando hasta los dientes para consolidarse en 2019: Laguna Guna (Quito), Ilaló (Cuenca), La Mafiandina (Ibarra), Tohms (Puyo) y Ela Mar (Quito).